Reseña: GOTHAM

Nostálgica y novedosa al tiempo.

Casi todos, o al menos casi todos los frikis, conocemos a los personajes principales de Batman (buenos y malos), ya sea por los cómics, series de dibujos, pelis de animación o de actores de carne y hueso. Con esta serie, con lógicas y naturales licencias que, en mi opinión, han resultado muy bien, descubriremos la parte más oculta de la condenada ciudad de Gotham y la vida privada de sus grandes iconos desde sus inicios. Cada vez que aparezca un personaje nuevo os emocionareis al reconocerlo y os asombrareis, reireis, enfadareis y casi llorareis (según la facilidad de lágrima de cada quien) con sus decisiones, desastres inminentes y maravillosos giros de guión.

La serie empieza con la llegada al cuerpo de un jovencísimo James Gordon y su primer gran caso: el asesinato de Thomas y Martha Wayne. Ver como continúa… es vuestro regalo.

SINOPSIS

James Gordon, por Sandra

Gotham sigue la vida y el ascenso del detective James Gordon (Ben Mckenzie) en una ciudad perdida en la corrupción y el mal. Creciendo en los suburbios que rodean Gotham, Gordon idealizó la ciudad como una metrópoli glamorosa y emocionante donde su difunto padre sirvió como un exitoso fiscal de distrito.

Gordon llega al Departamento de Policía de Gotham. Valiente, honrado y listo para probarse a sí mismo, el recién nombrado detective se asocia con Harvey Bullock (Donal Logue) mientras se encargan del caso de más alto nivel en la historia de Gotham: el asesinato de los millonarios Thomas y Martha Wayne. En la escena del crimen, Gordon conoce al único superviviente: el hijo de 12 años de los Wayne, Bruce (David Mazouz). Movido por la profunda pérdida del chico, Gordon promete atrapar al asesino.

PERSONAJES

Alfred Pennyworth: Británico hasta la médula, tutor por obligación y devoción y todo un soldado de honor.

Barbara Kean: Adorable y desquiciante… no siempre a partes iguales. Refinada y decadente, mosquita muerta y jefa indiscutible. La dualidad hecha carne, con dosis de locura permanentes y lucidez recurrente.

Bruce Wayne: joven huérfano multimillonario, soñador e ingenuo al principio pero más duro e inteligente de lo que parece.

Edward Nygma: La prueba viviente de que la inteligencia es el arma más poderosa. Pero también de que el crimen perfecto, en solitario, no existe y si al final el corazón domina a la razón, se acabó.

Fish Mooney, por Sandra

Fish Mooney: Una mujerona hecha a si misma. Poderosa y peligrosa, ambiciosa pero paciente y concienzuda. La villana que toda buena serie se merece, pero no mala, ni buena, sin motivo. Justa y equilibrada, con sus pasiones delirantes en algún momento, pero cuerda como pocos en Gotham.

Harvey Bullock:  Policía veterano, adaptado a su ciudad por necesidad, pero con espacio en su ser para la luz que Gordon le dará. Leal como ninguno.

James Gordon: Integro pero versátil e inteligente. Combinación explosiva. Perseverante y sufridor. O le amas o le odias, pero no te deja indiferente.

Oswald Cobblepot: Un pingüinito recién salido del cascarón que evolucionará mucho y muy rápido. Pilar indiscutible de Gotham en todos sus ámbitos.

Selina Kyle: Gatita gatita, te veo las orejitas… Metida en todas las ollas de Gotham, unas veces a posta y otras sin querer. En mi opinión el cemento de toda la trama. Ni buena ni mala ni todo lo contrario.

El resto de personajes los tendréis que descubrir vosotros, pero os haré una mención especial: Víctor Zsasz, sencillamente genial.

Tamara

Tamara

Friki entre las frikis. Amante de todos los tipos de arte (unos más y otros menos). Loca como una cabra y loca de los gatos. O se me adora o se me odia, no hay termino medio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *