Reseña: Los Caminantes de Carlos Sisí

¡Brujillos y Brujillas! Comenzamos con nuestro especial de obrar literarias de terror, y lo hacemos de la mano de los seres que más los están “rompiendo” en los últimos años dentro de este género, ya sea en series, películas o libros. Así es, amigos, hablamos de los Zombies. Esos seres de carne putrefacta que no mueren ni a tiros (Bueno, igual a tiros si… pero hay que vaciar algún que otro cargador dentro de sus cabezas).

Dentro de mi amor odio a estos seres, he escogido una novela de Carlos Sisi, para dar comienzo a este especial de la noche de los muertos y las criaturas.

¡Comezamos!

Bueno, pues aquí comenzamos con este libro de terror, zombies y muertos viventes, que nos sitúa en Málaga (Qué para quién no lo sepa, es una ciudad andaluza muy mona y con demasiado calor para mi humilde gusto) donde, sabe Merlín por qué, ha habido un extraño broto bacteriológico, post-apocalíptico o como queráis llamarlo que ha hecho que los muertos regresen a la vida y no precisamente para saludar a sus seres queridos. Tienen unas intenciones un tanto más siniestras.  Hasta ahí, dentro del género, todo bien, todo correcto.

Un punto ya que tiene a su favor es que la localización, es una localización española, cosa que no había encontrado en ningún libro de temática de zombies de los que están de moda en el mercado. Bieeeeen, me gusta. Apostando por el género nacional.

Otra cosa que me ha encantado es que te muestra lo que ocurrió con este brote desde diferentes puntos de vista, con infinidad de personajes. No sólo se centra en uno y en la supervivencia de este, sino que nos expone más de un caso de afectados por estos sucesos apocalípticos.

Cuando comenzamos la novela, nos encontramos con los recuerdos del comienzo de la pesadilla, como los primeros supervivientes intentan atrincherarse en sus hogares pensando que allí estarán a salvo, para más adelante tener que salir a buscarse la vida a las calles, cuando comienza a escasear el sustento. Y es que, que queréis que os diga, yo sin tener unas reservas para varios años de chocolate con almendras o de bricks de leche, no me la jugaría a quedarme de pro vida en mi cama escondida (Ya sabéis, a crear un almacén debajo de vuestras camas para cuando llegue el apocalipsis estar preparados… yo tengo una amiga que siempre dice, que ella, lo primero que se llevaría sería la comida para perros).

Para continuar con una trama que te engancha de primeras, nos van contando las diferentes historias de varios personajes. No puede faltar la chica, un mozo jovenzuelo, un médico (para evitar que te entre alguna enfermedad contagiosa, no vaya a ser) y como no, un par de ex-presidiarios. La cosa promete. Ya tenemos a los sucesores de Rick y Daryl. Como os imaginaréis, todas estas historias paralelas, acaban en un punto en común, donde se reúnen y deciden formar un grupo para tener más posibilidades de sobrevivir a los acontecimientos. Algo que me resultó muy curioso es como se aborda el tema de la medicina para acabar con la plaga a la vez que se hacen diferentes batidas para acabar con los zombies.

Y a ver, como todo libro, tiene que haber alguien que de la nota, alguien que venga de listo, y meta la pata hasta atrás. Y aquí, tenemos al que yo cariñosamente he bautizado como el “Parroquiano iluminado”. Según este personaje, todo lo que está sucediendo es obra divina de Dios, y los zombies, no son otra cosa que los arcángeles que ha mandado, y en vez de exterminarlos, lo que se debe hacer es echarles una mano a los pobres, no vaya a ser que no sean capaces de acabar con la humanidad ellos solitos.

Aquí fue, donde yo me imaginé estando en esta situación y encontrarme con alguien que me soltara semejante argumento… Lo primero que se me pasó por la cabeza que haría, sería darle un par de bofetadas, que oye, igual es que creía que estaba soñando y no se había empanado de que lo que los zombies/arcángeles sin alas, querían era comerse nuestros sesos. Y luego ya, si eso, lanzarle a él con ellos, a ver si aceptan su ayuda, o le invitan a cenar (y que tenga en cuenta de que en el menú el plato principal es Parroquiano Iluminado).

En general, el conjunto de toda la obra me parece increíble. La recomiendo muchísimo, tanto para los más fans del género, como para los que no los somos tanto, como es mi caso. Sorprende gratamente. Y también deciros, que me estuve informando un poquillo sobre el autor y resulta que esta, es su primera obra ¡Quién lo diría! ¡Mi más sincera enhorabuena!

NOTA: 8

Aquí os dejamos el enlace donde podéis comprar el libro en Amazon o hazte socio de Kindle Unlimited

Sandra

Sandra

Sandra de Lucas (León, 1996) es una apasionada de la literatura que adora vivir aventuras de la mano de un buen libro. Antes de dedicarse al mundillo literario quiso ser criadora de dragones (pero la idea no llegó demasiado lejos, no sé yo porque…). Actualmente es escritora, blogger y podcaster a tiempo completo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *