Panda Recomienda. Libros de temática LGTBI

Tras meses desaparecida y secuestrada por mi “querida amiga”, la Universidad, he vuelto. Y para este resurgir de mis cenizas, no se me ha ocurrido mejor manera que un TOP10.

Bienvenidos a ¡Panda Recomienda!

Un año más, ha tenido lugar la celebración del Orgullo LGTBI en España y desde el Rincón, hemos querido ser partícipes de ello. Como no, a nuestra manera. ¡Rodeados de Libros e Historias!

Así que, una servidora, os trae en esta primera entrega de “¡Panda Recomienda!” una selección de diez libros de temática LGTBI.

Como siempre, la identidad homosexual se ha impuesto a las demás, no por preferencia mía sino por la oferta disponible, con lo que insto a escritores de todas las identidades a acercarse a aquellas menos exploradas por la literatura, aunque, eso sí, siempre contando con el asesoramiento de quienes las viven y conocen de primera mano.

DÍAS SIN FINAL (DAYS WITHOUT END, 2016), de Sebastian Barry (Alianza Editorial)

Después de alistarse con apenas diecisiete años en el ejército de los Estados Unidos en la década de 1850, Thomas McNulty y John Cole, su compañero de armas, luchan en las guerras indias y, posteriormente, en la guerra de Secesión. Tras huir de terribles penalidades, estos serán para ellos días llenos de vida y asombro, a pesar de los horrores de los que son testigos y cómplices a la vez. Sus existencias cobrarán una mayor plenitud que peligrará cuando una joven india se cruce en su camino y surja la posibilidad de una felicidad duradera… siempre y cuando logren sobrevivir. La última obra de Sebastian Barry nos lleva por las llanuras del Oeste hasta Tennessee y es una auténtica obra maestra, tanto por la atmósfera que recrea como por su lenguaje. Estamos al mismo tiempo ante una intensa y conmovedora historia de dos hombres y la vida que les toca vivir, y una nueva mirada sobre algunos de los años más fatídicos en la historia de los Estados Unidos. Una novela inolvidable.

Malandar, de Eduardo Menducuttu (TusQuets).

Toni, Miguel y Elena se conocen y se hacen amigos desde que los tres tienen ocho años. Miguel empieza a ir con Antonio y Elena a la playa, al parque, al cine… Poco a poco, Toni y Miguel van descubriendo una especial relación entre ambos, pero también se confiesan que les gusta Elena, aunque les gusta «de otra manera». Cuando los tres han cumplido doce años, con pocas semanas de diferencia, Toni y Miguel hacen un primer viaje en barca y caminan hasta la punta de Malandar, un lugar prácticamente virgen en el que fantasean con la idea de construirse una casa. Estos viajes se van a repetir a lo largo de sesenta años, a pesar de que las vidas de Toni y Miguel sigan caminos muy dispares.

Todo es una mierda y eres una mala persona (Everything Is Awful and You’re a Terrible Person, 2017), de Daniel Zomparelli (Dos Bigotes).

Todo es una mierda y eres una mala persona es la primera obra de ficción del escritor canadiense Daniel Zomparelli. En esta colección de relatos poco convencionales, interconectados y que incluyen mensajes de texto y publicaciones de Facebook, los gais buscan el amor, roban material de oficina, ligan en Grindr, hornean pasteles, acuden a terapeutas, tienen tríos con fantasmas y temen a la felicidad.

Con un humor irónico y un corazón cautivador, Todo es una mierda y eres una mala persona es una indagación socarrona y tragicómica del amor, el deseo y la disfuncionalidad en el siglo XXI.

«Escritas con una prosa llana y sincera que recuerda al movimiento ‘Alt-Lit’, las historias de Zomparelli extraen el humor de la banalidad de las vidas dedicadas al sexo anónimo, las aplicaciones para móviles y las redes sociales» The New York Times

«Brillante no es una palabra exagerada para describir Todo es una mierda y eres una mala persona. También vienen a la mente adjetivos como divertida, perversa, conmovedora, irreverente y triste. Una bomba de libro envuelta en 32 relatos. Una explosión de aire fresco» Vancouver Sun

Leah a destiempo (Leah on the Off Beat, 2018), de Becky Albertalli (PUCK).

Cuando se trata de tocar la batería, Leah Burke suele tener buen ritmo, el tiempo es como su especialidad. Pero en su vida personal las cosas suelen ir a destiempo.

Leah, una anomalía en su grupo de amigos, es la hija única de una joven madre soltera, y su vida es sin dudas la menos privilegiada. Le encanta dibujar, pero se siente demasiado cohibida para mostrar sus creaciones. Y a pesar de que su madre sabe que es bisexual, ella aún no ha podido reunir el coraje para contárselo a sus amigos, ni siquiera a Simon, su mejor amigo abiertamente gay.

De modo que Leah, en realidad, no sabe qué hacer cuando su sólido grupo de amigos comienza a resquebrajarse de formas inesperadas. Con el baile de graduación y la universidad asomándose por el horizonte, la tensión crece cada vez más. Para ella es difícil dar con la nota correcta cuando la gente a la que quiere está sumida en conflictos, en especial, cuando se da cuenta de que tal vez quiera a una persona más de lo que alguna vez había pensado.

No hables (Speak No Evil, 2018), de Uzodinma Iweala (Alianza Editorial).

Niru goza de una vida de ensueño, pero guarda un doloroso secreto, es homosexual y ese es un pecado abobinable para sus padres, nigerianos y conservadores. Nadie lo sabe salvo su amiga Meridith, pero su padre lo descubre y las brutales repercusiones no tardan en llegar.

En general la crítica ha sido tibia con esta novela, pero cuando publicas tu primera novela siendo joven y tiene mucha repercusión (más una adaptación cinematográfica con nominaciones al oscar, Iweala es el autor de Bestias sin patria).

Haz memoria, de Gema Nieto (Dos Bigotes).

Las consecuencias del olvido y la importancia de recuperar el pasado son dos de los ejes que recorren Haz memoria, segunda novela de la escritora Gema Nieto.

Sus protagonistas (en su mayoría mujeres) caminan por el hilo temporal que une el presente con nuestro pasado más trágico, trascendiendo el plano concreto, de personajes particulares, a uno más amplio, universal, en el que la autora reflexiona sobre esa memoria histórica, pero también íntima, tan necesaria.

El relato narra la evolución de las distintas generaciones de una familia a consecuencia de su educación y sus diferentes caracteres e identidades, en un ambiente opresivo con reminiscencias lorquianas sobre el que se ciernen en todo momento los peligros del fanatismo, el miedo y la ignorancia, la persecución a minorías, la necesidad de libertad, la inutilidad de intentar controlar pasiones y deseos, las consecuencias de decisiones equivocadas… Y sobre todo, la reivindicación de la memoria, porque sin memoria no hay cimientos que posibiliten ninguna construcción, tanto a nivel personal como histórico.

Hacia las luces del norte, de Ángel Valenzuela (Dos Bigotes).

Andrés es homosexual y está enamorado de Demetrio, su amigo desde la adolescencia. Demetrio está comprometido, pero antes de casarse y sucumbir a una vida de conformidad, quiere hacer un viaje por carretera, de la frontera norte de México a Canadá, para ver las luces del norte —la aurora boreal—. Ambos amigos aprovechan el solitario viaje para confesarse y descubrirse el uno al otroHacia las luces del norte es una novela sobre fronteras, las geográficas y las personales, ambas antinaturales e impositivas, y la manera en que dos hombres aprenden a sortearlas.

«Hacia las luces del norte es de esos viajes iniciáticos que no se olvidan. Tal como sucede en esta corta, magra, inspirada y romántica novela que destila testosterona y ternura, aquellos que cruzan la frontera en El Paso terminan siendo otros al llegar a Canadá para ver la aurora boreal. Valenzuela se cuela en el auto y logra transformar al lector en un voyeurista privilegiado. Uno huele, uno escucha, uno se excita, uno entiende. Su prosa es liviana y ruda; dura y caliente; tierna y frontal a la vez. Valenzuela no se esconde; se abre entero y sabe de lo que escribe (…) Esta es su gente, sus territorios, sus obsesiones. Este libro posee carne, posee huevos, tiene corazón. Es una novela de amor entre hombres y una historia del hoy, actual, que pulsa. Este es el tipo de literatura mexicana que uno espera de un autor fronterizo del siglo 21» — de la introducción de Alberto Fuguet.

En blanco y negro, de Prado G. Velázquez (Egales).

Rachel J. Bladovich se despierta en una cama que no es la suya. Desnuda. Atada. Cualquiera pensaría que es algo excitante. Y lo sería si no fuera porque tiene un ojo hinchado y la cabeza como un bombo. Señales inequívocas de que está metida en un lío.

No recuerda nada. Salvo que vive en Los Ángeles de 1950. Y que es investigadora privada. Y que no le va bien en la vida. Nada bien. Y que, si quiere salir del embrollo, tendrá que recordar qué faldas o qué caso la han llevado a esa situación. Porque, si de algo está segura, es que hay unas faldas, un marido y un caso de por medio.

«En las páginas de En blanco y negro no falta ninguno de los ingredientes de la novela detectivesca clásica: amantes, traiciones, relaciones peligrosas, una buena dosis de acción, humor y romance. Una mezcla perfecta que la autora combina de forma eficaz y tan vívida que a ratos nos parece estar dentro de las películas hollywoodienses a la que rinde un hermoso tributo.» Susana Hernández

El reglamento (North Facing, 2017), de Tony Peake (TusQuets).

Durante una intensa semana de octubre de 1962, la crisis de los misiles en Cuba trajo consigo un aumento de la tensión política mundial. En la otra cara del planeta, en un prestigioso internado de Pretoria, los colegiales escrutaban el horizonte en busca de signos de que el mundo se acababa. También entre ellos hay tensión, luchas y crueldades, un reflejo de la Sudáfrica profundamente dividida, sobre todo en vísperas de que se inicie el juicio contra Nelson Mandela. Uno de los alumnos, Paul Harvey, sensible, solitario y ansioso por integrarse en el internado, hará lo que sea para complacer al líder de la clase y poder entrar en el club que éste capitanea y cuyo reglamento tendrá que aceptar. Una experiencia simultánea a su despertar sexual.

Girl. Girl. Girl, de Ros Serra (LES Editorial).

La forma en la que la conocí fue la más rara que se me puede ocurrir para conocer a alguien. Yo antes de conocerla tenía una vida «perfecta», llena de vestidos rosas, horquillas, buenas notas, buenos modales, clases de inglés, de piano, cosas de «señoritas», enseñanzas de mi madre sobre cocina, cuidado de la casa, costura y podría seguir, pero creo que se ha captado el mensaje. Entonces un día alguien murió y, por muy raro que suene, no puedo estar más agradecida por ello.

Mis notas bajaron de un nueve y medio a un dos, mi mente se abrió de par en par, mi paciencia disminuyó y todo lo que creía que era bueno se volvió tóxico de repente.

Y todo porque en diecisiete años nadie, jamás, me había enseñado a volar por mi cuenta.

Girl. Girl. Girl., como todas las historias de Ros Serra, tiene como base el feminismo. Ella misma asegura que esta historia nació de la rabia: «Me cabreé y pensé qué habría pasado si yo hubiera sido la niña perfecta que de repente se rebelaba contra el mundo. También pensé en qué pasaría si fuera la más revolucionaria del planeta. Entonces lo vomité todo».

.

Y hasta aquí el ranking de hoy. Tenemos más libros de esta temática para recomendaros, pero eso será en nuestro próximo encuentro.

Un besito bruujillos y brujillas.

Avatar

Nephilim Invitado

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *