Reseñas

Lolita

¡Brujillos y Brujillas! Hoy estrenamos nueva sección. Se trata de un pequeño espacio en nuestra web donde acogeremos a todos aquellos de vosotros que queráis colaborar o compartir vuestras reseñas o pasión por los libros.

Así pues, comenzamos con Lolita de Nobokov

Atención: contiene spoilers


Cuando uno lee la sinopsis de la novela “Lolita” y se encuentra con un caballero francés de nombre y apellido Humbert, un hombre hecho y derecho, quien no puede resistir caer en la tentación de cometer los actos más lascivos con niña apenas adolescente, Lolita, de doce años al comienzo de la obra, no cree que vaya a empalizar con tal protagonista. Es más, resultaría incluso comprensible que se despertara dentro del lector algo de aversión por tal sujeto Humbert, por crear siquiera tales pensamientos atroces dentro de su mente de personaje ficticio. De primeras, Humbert Humbert parece un personaje aborecicle y moralmente reprochable, mientras que Lolita, pequeña e inocene, es nuestra víctima amiga, a quien queremos proteger del co-protagonista malvado.

Una vez superada esta primera impresión, si el lector se adentra en los primeros capítulos de la obra, puede mirar más allá de esta película de inmoralidad que recubre en apariencia los actos del parisino. Narrando en primera persona, descubrimos que antes de conocer a Lolita, Humbert ya había sido atormentado en incontables ocasiones por huracanes de sentimientos prohibidos hacia sus nínfulas, nombre que él mismo da niñas púberes con una magia especial que lo saca completamente fuera de sí.

Logró llevar una vida más bien tranquila hasta que se mudó a los Estados Unidos de los años cincuenta para conseguir un trabajo como tutor privado de la muchacha que sería su perdición: Dolores “Lolita” Haze.

Durante meses. Humbert fue invitado a residir en casa familiar por Sharon Haze, la madre viuda de Lolita, la cual no sospecha los más mínimos en los deseos que respetable tutor tiene frente a su hija. Por otra parte, resulta muy interesante la actitud con la que la joven Lolita responde a las torpes iniciativas del profesor, con la puerilidad correspondiente a su edad y a la vez un desparpajo y descaro que sobresalen bastante de entre los del resto de mujeres de suedad y de otras edades.

Más adelante en la novela, Humbert y Lolita se embarcan solos en un viaje por carretera de varios meses durante el cual recorrerán Estados Unidos de costa a costa, pasando la noche en hoteles y moteles de todo tipo de categorías. A lo largo de este viaje, vamos viendo como su relación evoluciona pero no ellos dos, en el sentido en el que Humbert nunca es capaz de abandonar, hasta la última pagina, la pasión consumidora y obsesiva por quien nombra su único y verdadero amor imposible.

En un tono personal, diría que una victoria tremenda de esta novela consiste en transmitir una obsesión tan intensa por una persona a través de la poética y muy levemente erótica descripción del personaje pero además, de la frustración que supone para el protagonista no poder acceder al objeto de sus deseos; a la vez, el principal tema del amor libre y el abuso a menores de edad está vigente durante toda la narración, y uno no termina de deshacerse nunca de la espina de que quizá Humbert no quería más que vivir feliz con su amor y quizá se lo hubiera merecido.

PAULA C. MUÑOZ TORRES


Y como siempre, os dejo el enlace directo para que podáis conseguir el libro, o hazte socio de Kindle Unlimited

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fuego y Sangre

18 enero, 2019