Fuego y Sangre

¡Buenos días Brujillos y Brujillas! ¡Por fin! ¡Por fin! He terminado el último libro de George R.R Martin. Hace algún tiempo os traje la segunda entrega de Juego de Tronos, pues hoy, os traigo, el que por ahora, es mi libro complementario de una saga favorito. Y es que, adoro a los Targaryen y en este libro, se cuenta su Historia y la de como llegaron a ser la dinastía que reinó en poniente.

Así pues… Lancemos una moneda al aire y veamos nuestra suerte ¿Cordura o locura? ¿Qué prefieres?

Si es que no se por donde empezar… ya cuando salió el vídeo que daba promoción al libro y a las increíbles imágenes que lo acompañan, tenía el corazón a mil, y no podía esperar a tenerlo en mis manos. Ese mismo día, lo encargué en mi librería habitual… pero no pude esperar a poder ir a por el, así que lo adquirí en versión Kindle ¡Y vaya acierto! Puedo decir, que en mis descansos en el trabajo, las noches, la hora de la comida… no importaba donde, yo no despegaba mis ojos del aparatito donde estaba leyendo el libro. Me absorbió de una manera increíble como hacía tiempo que no ocurría, y la verdad, lo echaba de menos. Pero bueno, que me voy por las ramas.

El libro, se podría decir que no está escrito por Martin. Bueno, si pero no. Me explico. Si lo ha escrito George R.R. Martin, pero, como si fuera un documento redactado por Gyldayn, un viejo maestre de la Ciudadela. Por lo que en este tomo, a diferencia de en sus anteriores obras, no habrá esa empatía o esa crueldad de los personajes, mostrando su evolución y sus motivaciones. Yo lo comparo, con un libro de historia ¿Será así como los niños de Westeros aprenden los sucesos que llevaron a cabo sus ancestros? Como sea, es un libro que nos cuenta, como los Targaryen llegaron al trono.

Bueno, mejor dicho, como se creó el Trono de Hierro. Todo comienza cuando nos cuentan, como varias familias sobrevivientes a “La Maldición de Valirya” (Para los que no lo sepáis, se trata de el cataclismo que asoló la tierra de Valyria en cuestión).

Robert Baratheon V.S Rhaegar Targaryen

Y eh aquí la ironía de la que no os hablé el otro día al mencionar a Stanis Baratheon. Resulta, que Aegon decidió comenzar la conquista, cuando el rey de El Bastión de Tormentas se negó a casar a su hija con su hermano bastardo, Orys Baratheon… cientos de años más tarde, Robert Baratheon acabaría con Rhaegar Targaryen, el llamado “Último Dragón”. Vaya ironía ¿no?

Bueno, dejando de lado lo que ocurriría por el amor de un Dragón y una Loba siglos después, volvamos a Aegon y a sus hermanas Visenya y Rhaenys Targaryen. Decidieron montar sobre sus dragones. Él sobre el gigantesco Balerion, quién escupía fuego oscuro, y ellas, sobre Meraxes y Vhagar.

Tuvieron que lidiar con batallas, derretir fortalezas y enfrentarse al “Sapo Amarillo de Dorne”. Muchos, hincaron su rodilla ante el Targaryen, como fueron los Stark de Invernalia, pasando a ser Guardianes del Norte, al igual que los Lannister. Muchos otros, sin embargo perecieron entre las llamas de los lagartos alados y las espadas de los fieros soldados, que con cada incursión, aumentaban en número.

Aquí, haré un pequeño inciso, y es algo, que hablé con un amigo y el está también de acuerdo. Para leer este libro, ten papel y boli a mano, porque tendrás que apuntar nombres, parentescos, etc, porque hay desde padres, hijos, bastardos, primos, tíos, sobrinos… y así hasta los días de Joffrey Baratheon y más allá, lo que me recuerda, que tengas un marca-páginas en el apéndice con el árbol genealógico de los Targaryen, te será útil. Además, también es recomendable un mapa de poniente, porque madre mía, la cantidad de lugares y emplazamientos que se mencionan, algunos ya conocidos, otros, nuevos, son… uff, muchísimos. No intentes memorizarlo, o sufrirás una embolia cerebral.

Por cierto la imagen NO es una de las 90 ilustraciones del libro, esas os las dejaré más adelante. Algunas de ellas al menos, serán las que estén en byn, tal y como aparecen en el libro.

Volviendo al libro, tras ser coronado en La Ciudadela, Aegon, fundió con el aliento de su dragón las espadas de sus enemigos y creó el Trono de Hierro, ese que desencadenaría muchos años después la “Guerra de los Cinco Reyes”. Pero aún le quedaba un territorio pendiente por conquistar, Dorne. Envió a su hermana Rhaenys. Tristemente, tanto ella, como Meraxes perdieron la vida. Esto hizo estallar una guerra que (si no recuerdo mal) duró siete largos años, donde ambos hermanos se dedicaron a calcinar cada rincón de Dorne. Su afrenta a la casa del dragón, fue saldada con fuego y sangre. Y así, una serie de batallas hasta conseguir una relativa paz, donde sus hijos con sus hermanas, se casaron y comenzaron a formar su familia para seguir con la dinastía de los de cabellos color plata.

Balereon

Según voy escribiendo la reseña, a la vez que leo el libro, me doy cuenta de que es el volumen que más tiempo me ha llevado terminarlo en todo el año… llevo tres semanas leyendo ¡Tres semanas! Yo, que suelo leerme de media uno o dos libros a la semana. También he de decir que lo he compaginado con el trabajo y otras lecturas, conste en acta. Pero también, es un libro que me gusta leer con detenimiento, subrayar citas, enlazar las cosas con la trama principal… y de nuevo, estoy por las ramas.

“Fuego y Sangre”, un intento de plasmar fehacientemente lo que aconteció desde la llegada de Aegon el Conquistador hasta el reinado de Aegon III.

Y tras Aegon I, llegaron sus hijos. En este punto, no pude evitar comparar a Aenys y Maegor con Caín y Abel. La oveja y el lobo, el pusilánime y el intrépido, la víctima y el monstruo. Aenys pudo ser la paz que necesitaba el reino después de la conquista, pero fue cobardía, así que Maegor decidió poner en práctica la más grande moraleja de este universo; “el Trono no es de quien se lo merece, sino de quien es capaz de tomarlo”. Maegor, a su vez, puso ser la fuerza que un continente necesitaba para no resquebrajarse, pero fue crueldad y, hoy en día, aún hay fantasmas recorriendo la Fortaleza Roja que reclaman venganza por quien los asesinó sin razón.

Y un gran filósofo dijo que todo en exceso es malo. Tal vez sea por esto que los Siete decidieron ser misericordiosos y enviaron a Jaehaerys, el término medio entre su padre y su tío, quien, para colmo, tuvo a su lado una de las mujeres más grandiosas que haya tenido Poniente. A Gyldayn se tomó 250 páginas en contar todas las hazañas, tristezas, alegrías, miedos y riqueza de lo que fueron las vidas de estos dos Targaryen y su gran reinado. Y cómo no, si Poniente no había conocido paz tan espléndida en años. Y que decir que de esas magníficas páginas han salido gran parte de las citas que adoro de este libro, como cuando Alyssane decidió que ya iba siendo hora de echar por tierra del Derecho de Pernada.


Jaehaerys y Alyssane Targaryen

Sin embargo, lo que no fue rumor fue la oscuridad que ensombreció la vida en pareja de Jaehaerys y Alysanne. Si bien fueron espléndidos reyes, no tuvieron tanta suerte como padres. Gran parte de sus vástagos perecieron antes o al poco de nacer, así como siendo relativamente jóvenes por unas u otras causas, la pequeña Daenerys murió de escalofríos. A pesar de todo el bien que hicieron, estos reyes fueron quienes pusieron la semilla de lo que se conocería luego como la “Danza de los Dragones”, debido a la cantidad de pretendientes al Trono de Hierro que surgieron de una prole tan magnánima, de hijos, nietos, sobrinos…

Y hasta aquí os voy a contar de estar casi mil páginas que me han tenido un mes en vilo. Porque merece la pena que seáis vosotros mismo quienes os sumerjáis en la historia de los Targaryen, porque se trata de una de las familias más poderosas y con más controversia de todo Poniente, tanto antaño como en los asuntos que ahora conocemos gracias al gran Film de televisión.

Brujillas, Brujillos, un placer compartir con vosotros estas líneas.

Y como siempre, os dejo el enlace directo para que podáis conseguir el libro, o hazte socio de Kindle Unlimited

Sandra

Sandra

Sandra de Lucas (León, 1996) es una apasionada de la literatura que adora vivir aventuras de la mano de un buen libro. Antes de dedicarse al mundillo literario quiso ser criadora de dragones (pero la idea no llegó demasiado lejos, no sé yo porque…). Actualmente es escritora, blogger y podcaster a tiempo completo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *