Noticias

Los Premios de la Comunidad Lectora de Madrid

Retomando nuestra sección de noticias como cada martes, hoy, os traemos unos premios muy especiales. Y es que algo que tienen en común los premios, es que, no importa de lo que sean, o el motivo exacto por el que se reciben (aun que a veces este factor si que es importante, como en el caso del Premio Planeta) pero algo que todos tienen en común es que aquellos que los leen, se sienten menos solos a los que los reciben. Y creerme cuando os digo por experiencia, que pocos oficios conozco que sean tan solitarios como el de escritor.

Y esto es algo que comparten muchas de las personas que se dieron cita el pasado jueves 22 de noviembre en la Biblioteca Regional, con motivo de las distinciones que entrega anualmente el Gremio de Librerías de Madrid. Autores, premiados y no, lectores y editores, gentes de la cultura y de los medios de comunicación: todos en franca complicidad para arropar a quienes recibían estos premios.  Esos en los que, como señaló la poeta Pilar Adón, un escritor “no piensa”, en general, cuando escribe, cuando aún no puede saber siquiera si lo escrito saldrá de las cuatro paredes de su intimidad.

La asociación librera lo que pretende con estos premios, es, anualmente entregar diferentes méritos, ya sea por su edición, por aquellos que más les han emocionado, los que han despertado las mejores sensaciones, y un largo etcétera. Y es que las sensaciones que suscitas en un librero, hace que tu libro sea capaz de llegar a más lectores, porque él, puede transmitir lo que ha sentido con cada palabra, cada capítulo…

Bueno, que me voy por las ramas como siempre, entre los galardonados en esta 18ª edición, los escritores y colaboradores de EL PAÍS Santos Juliá, premio al Mejor Libro de Ensayo por Transición, y  Edurne Portela, que recibió el de Mejor Libro Ficción por su primera novela –que no primer libro–, Mejor la ausencia. Ambos editados por Galaxia Gutenberg.

Portela cree en los libreros como “los grandes prescriptores de literatura; son absolutamente necesarios, no solo por lo comercial sino porque crean la comunidad literaria”. Desde el gremio hicieron hincapié en ese tejido, llamando a “respetar el precio fijo” de los libros, a que “no se rompa la frágil cadena autor-editor-distribuidor-librero”.

El librero Carlos Pascual del Pino fue distinguido con el Premio Leyenda, que reconoce toda una trayectoria vinculada al mundo del libro, por su “trabajo de investigación de los fondos bibliográficos, su permanente contacto con el mundo académico” y el rigor para con su oficio, que “convirtieron a las librerías de Marcial Pons en un referente nacional y universal, y a Carlos Pascual en un librero respetado y querido, de manera muy especial para sus colegas de Madrid”.

 

Autor

Cassioepeiablackpeverell@gmail.com
¡Técnico, Blogger y "mascota" del equipo! ¿Quieres ponerte en contacto conmigo y descubrir los cotilleos más jugosos de la redacción? Sígueme en Twitter en @NephilimBlogger

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En la Ardiente Oscuridad

30 noviembre, 2018