Canción de Hielo y Fuego/2. Choque de Reyes

¡Brujillos y Brujillas! ¡Feliz Sábado! Si, si, lo sé, se supone que las reseñas de libros las subimos los viernes, y os pido perdón, pero es que “Fuego y Sangre” me secuestró y no tuve tiempo para nada cuando salí de trabajar. Pero no es de ese libro del que vengo a hablaros hoy, pero si, uno de George R.R. Martin. Choque de Reyes, la segunda entrega de “Canción de Hielo y Fuego”

Dicho esto…. ¡Comenzamos!

Bueno, y retomando la historia donde nos quedamos en el tomo anterior, nos damos cuenta de que todos sus conflictos, no terminan sino que adquieren proporciones realmente épicas. Es decir, echamos más leña al fuego de la que ya hay. Y es que en esta entrega, nos sumergimos de lleno, en la Guerra de los Cinco Reyes.

Los siete reinos están divididos como  hacía años que no se veía, desde tiempos de Aegon Targaryen el Conquitador. Todos quieren el Trono de Hierro y es que la guerra se extiende como un incendio con el viento a su favor. Y algo que me ha encantado de el autor, es que, a diferencia de muchas de las sagas fantásticas que nos podemos encontrar en el mercado, no se corta para nada, nos presenta las cosas, como realmente ocurren en este tipo de conflictos, con una narrativa cruel y realista. No hay nada que no esté dispuesto a contarnos, desde asesinatos de niños, ancianos, mujeres y hombres por igual, saqueos, violaciones, cabezas rodando… todo, tiene un hueco en la obra de este autor. Y como en toda guerra, nos muestra que los más perjudicados, con los más pobres y los que menos riqueza poseen.

Arya sigue viajando por tierras que son azotadas por la guerra, y siguiendo los pasos de Tolkien, R.R. Martin, nos muestra que el viaje adquiere un nuevo significado, mostrando muerte y desolación a su paso, haciendo que con cada vistazo que da a su alrededor, la niña que soñaba con ser caballero acabe por madurar mucho más deprisa de lo que debería.

Pero ella no es la verdadera protagonista de este tomo. No, no, no. Lo son los reyes que han decidido luchar y matarse entre si para poder sentarse en el Trono de Hierro (Y yo me pregunto… ¿Tan cómodo es un trono hecho de restos de espadas retorcidas y centenarias para que todos quieran tenerlo en su casa?).

Y es que en esta novela, tenemos genero de sobra para escoger, como si estuviéramos de rebajas. Por un lado, tenemos al primogénito del norte, Robb Stark, que lucha por vengar la injusta muerte de su padre y recuperar a sus dulces hermanitas. Joffrey Baratheon, intentando someter a todo poniente a su voluntad con esa petulancia y arrogancia que tanto le caracteriza. El llamado Rey Conquistador, Balon Greyjoy (Teniendo unas hermosas islas para él solo, no se porque se mete en estos “fregaos” el hombre), Stanis Baratheon, reclamando lo que es suyo “por derecho” (Recordarme que cuando haga la reseña de “Fuego y Sangre” le dedique unas palabras a Stanis, porque sino, ahor0rmante en el primer tomo, en este, pasa a serlo aún más, es la lista de nombres de los personajes de la obra, porque tanto principales como secundarios, siguen creciendo y creciendo, aún que alguno se vaya a criar malvas. Lo que me encanta de este autor es que pese a todo (y es algo que yo quiero conseguir así en mi libro) es tener a todos ellos perfectamente estructurados y definidos, sin estancar a ninguno de ellos y que sigan evolucionando capítulo a capítulo. Muchos de ellos resultan sencillamente hipnotizadores para el lector: el valiente Qorin Mediamano, la extraña Brienn de Tarth, el peligroso Jaqen H’ghar, el humilde Davos, el estricto Stannis (contrapartida exacta de su alegre hermano Renly) o la enigmática Melisandre de Asshai.

Y otra de las cosas que me encantó cuando leí este tomo, fue que poco a poco, la magia regresa a Poniente (o Westeros, que suena más cool). Si en “Juego de Tronos” teníamos a los dragones y a los otros al pié del cañón, en “Choque de Reyes” nos muestran un lado muy oscuro y peligroso de la magia. El poder de Melisandre para ver el futuro en las llamas o engendrar sombras asesinas, o las siniestras visiones que tiene Daenerys en la Casa de los Eternos de Qarth son buena muestra de ello. Visiones, por cierto, magistralmente tratadas por Martin y que demuestran lo pensada que tiene el desarrollo de la saga, ya que mucho de lo que se le aparece a Daenerys lo veremos por nuestros propios ojos en las siguientes novelas.

Martin maneja a la perfección los distintos hilos de la enrevesada trama hasta llevarlos a la parte final de la novela donde asistimos a la terrible Batalla del Aguasnegras. El escritor nos regala algo no muy habitual en el  género, ya que al menos yo no recuerdo ningún otro libro de fantasía donde se describa con tanta exactitud y realismo una batalla naval. El catálogo de naves en combate, los abordajes y sobre todo el infierno que desata el fuego valyrio que el siempre ingenioso Tyrion desata sobre Desembarco del Rey son un abrumador colofón para esta segunda parte.

Y es que, pese a las casi mil páginas que tiene este libro, en ningún momento, se hace pesado como puede ocurrir con otras novelas, pese a las extensas descripciones que nos hace el autor de cada lugar de Westeros. En mi opinión, estás nos ayudan, junto con los escenarios de la serie en el caso de los que la han visto, a imaginarnos y sumergirnos aún más en el mundo que ha creado.

De verdad, me planteo hacer una reseña, no sólo del resto de libros de esta saga, que eso por descontado, sino también de lo complicados que son algunos de los personajes psicológicamente hablando, y de como, muchos de ellos, son tremendamente cercanos al lector (No estaría mal hacer una nueva sección dedicada a personajes).

NOTA: 8/10

Y como siempre, os dejo el enlace directo para que podáis conseguir el libro, o hazte socio de Kindle Unlimited y en este caso, también os dejo el enlace para el nuevo tomo de la saga porque de verdad, os lo recomiendo muchisimo, yo aún no lo he acabado y no puedo dejar de leer.

Sandra

Sandra

Sandra de Lucas (León, 1996) es una apasionada de la literatura que adora vivir aventuras de la mano de un buen libro. Antes de dedicarse al mundillo literario quiso ser criadora de dragones (pero la idea no llegó demasiado lejos, no sé yo porque…). Actualmente es escritora, blogger y podcaster a tiempo completo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *